mano

La hora de los maestros

el labrit acoge desde mañana el master codere, torneo que reúne a los ocho mejores pelotaris del año

Iñigo Munárriz - Miércoles, 27 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h.

pamplona- La pelota ha cambiado mucho en poco tiempo. Se quedó huérfana de la rivalidad entre Irujo y Aimar, Barriola dijo adiós tras casi dos décadas vistiéndose de blanco, Bengoetxea se alzó como la figura a batir y, mientras tanto, una nueva generación de manistas ha escalado hasta la élite. En la eterna lucha entre mantener las tradiciones y no anquilosarse llega a la cartelera el Master Codere, un torneo que agrupa en cuatro parejas a los ocho pelotaris con más puntos del ranking y que, entre mañana y el sábado, dirimirá en el Labrit quiénes son los reyes indiscutibles del frontón.

El tándem a batir será el compuesto por Bengoetxea VI-Rezusta -delantero y zaguero con más puntos-, que se enfrentará en la semifinal del viernes (19.45 horas) a Altuna III-Albisu.

Para el de Leitza, vencer el Master supondría poner la guinda tras llevarse el Cuatro y Medio, hacer final en el Parejas y calzarse la txapela en el Manomanista. “Para mí, sería algo bonito ganar este primer Master, estoy contento e ilusionado, pero sé que el partido va a ser más que duro y hay que ir a por todas”, admitió Oinatz, que aseguró estar fresco después de un verano en el que ha competido en Pamplona, Biarritz, Zarautz, Bilbao y Logroño. De guardaespaldas tendrá al poderoso Beñat Rezusta, el indiscutible mejor zaguero de la temporada. “Es el número uno, pero él solo no va a ganar el partido;yo le tendré que ayudar y en contra vamos a tener una pareja terrible”, comentó el de Asegarce. El ranking les da como favoritos, pero Oinatz sabe que las estadísticas no ganan partidos. “Altuna y Albisu se merecen ser tan favoritos como nosotros. Albisu está con un gran juego y Altuna también. Creo que el partido está al 50%”, precisó.

Rezusta, que llega tras vencer en San Mateo, comparte la misma opinión. “No lo tenemos nada fácil. La pareja Altuna-Albisu da mucho respeto;es difícil poner una pareja más fuerte que esa”, declaró el de Bergara, a la vez que expresó su deseo de que este formato cuaje para próximas ediciones.

Peleará en los cuadros largos con otro guipuzcoano, Jon Ander Albisu, que ayer seleccionó cueros en solitario, ya que Altuna estaba de viaje. “Es un torneo bonito, es un premio a todo el año, a lo regular que has sido”, expresó el de Ataun.

Altuna III-Albisu es una dupla consolidada. Los guipuzcoanos fueron finalistas en la edición de 2016 de San Mateo y son conscientes de sus posibilidades. “Oinatz y Beñat han jugado muchísimo durante el año, pero intentaremos dar lo nuestro. Si jugamos a nuestro nivel tendremos opciones de, por lo menos, luchar por el partido”, valoró el bergararra.

Mañana (19.45 horas) el Labrit acogerá la semifinal entre la segunda pareja del ranking, Irribarria-Larunbe, y la cuarta, Urrutikoetxea-Untoria. El pegador de Arama dijo que el “Master es el premio de todo el año”, pero confesó estar algo cansado después de los festivales veraniegos. Iker opinó que el formato es un aliciente para los aficionados y también para ellos mismos, al salirse de la rutina, y no ocultó su anhelo por llevarse esta primera edición: “Vendremos con muchísima ilusión, con ganas de ganar, que ya tengo, y a ver si nos sale un partido bueno y, por qué, no de llevarnos el Master”.

la incógnitaLa principal duda del torneo es el estado de Mikel Urrutikoetxea. El polivalente manista de Zaratamo -juega de delantero y ocasionalmente de zaguero- se ausentó del último encuentro de San Mateo debido a unas molestias en el dedo corazón de su mano derecha y su participación dependerá de sus sensaciones en el entrenamiento. El vizcaino se mostró ilusionado con este campeonato que premia el trabajo de toda la campaña. “Es algo positivo y bueno para la pelota. Se acumulan puntos durante todo el año. Oinatz ha ganado el ranking porque ha quedado primero, ahora hay otro campeonato y habrá que ver lo que sucede. Lo han copiado del tenis y creo que puede ir bien la cosa”, expresó.

En el plano deportivo, reconoció que es un torneo que está muy abierto y, pese a que llegan como cuarta pareja del ranking, no descarta dar la sorpresa. “Estoy contento de jugar con Untoria. A ver si sumamos como pareja, nos compenetramos bien dentro de la cancha y, si sumamos como pareja, tendremos opciones de estar en esa final”, apuntó.

Un torneo nuevo, rápido, atractivo y con precios asequibles para el aficionado. Aún no tiene el cartel del Parejas o del Manomanista, pero, sin duda, las empresas han depositado una gran dosis de fe en él. Desde mañana en el Labrit, clases de pelota de alto nivel a cargo de los maestros de este deporte.