Piel de cordero y corazón de lobo

Harri Fernández - Miércoles, 27 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h.

el cine también sirve para hablar de las miserias humanas y, en paralelo, de lo miserable que puede llegar a ser la raza humana. No son películas agradables, en ocasiones, pero el día a día tampoco lo es. El mundo está lleno de personas que con piel de cordero y corazón de lobo engañan y manipulan. Personas que no tienen reparo en agredir al más débil. Darín (en la imagen) interpreta En la cordilleraa un político que, bajo la aparente sencillez de un hombre honrado, oculta a un feroz animal. El caso de Bogdan Dumitrache, que interpreta a Tudor en Pororoca, es distinto, pero también sirve para sacar a relucir hasta dónde es capaz de llegar el ser humano cuando se halla en una situación límite, ante el abismo psicológico. No obstante, la inocencia solo se encuentra en los espacios infinitesimales de una gradación de grises. Que el cine retrate estas historias nos recuerda que el ser humano, muchas veces, tampoco es una maravilla. - Foto: Ruben Plaza