Deambula siete días por Donostia tras hacer escala en Getxo con un crucero

El estadounidense,






de 72 años, visitó la capital guipuzcoana, pero perdió el autobús para regresar

Miércoles, 27 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h.

donostia- Un estadounidense de 72 años que había llegado a Getxo el pasado 7 de septiembre en una escala del crucero en el que viajaba fue localizado en Donostia tras haber deambulado perdido durante siete días en las calles de la capital guipuzcoana, según informó ayer el Departamento de Seguridad.

Tras ser encontrado, el estadounidense permaneció unos días ingresado en el Hospital de Cruces y volvió a su hogar una vez que la Er-tzaintza llevó a cabo los trámites necesarios para facilitar su regreso.

La denuncia por la desaparición de esta persona fue presentada el pasado 8 de septiembre por la empresa naviera. Una vez el barco atracó en Getxo, el hombre, al parecer, tenía previsto realizar una excursión a la capital vizcaina y debía de regresar al barco horas después, ya que al día siguiente el crucero navegaba hacia A Coruña, pero no volvió al barco.

A partir de ese momento, se iniciaron las pesquisas policiales para su localización en centros sanitarios, hoteles y medios de transporte, todas ellas infructuosas.

El pasado 14 de septiembre la Guardia Municipal de Donostia informó a la Ertzaintza de la presencia en sus dependencias de una persona muy desorientada. Agentes de la sección Central de Investigación Criminal y Policía Judicial de la policía autónoma vasca acudieron al lugar y confirmaron que se trataba del desaparecido, que fue trasladado al hospital de Cruces, para practicarle una revisión médica.

Según explicó el hombre, en lugar de visitar Bilbao en el último momento optó por hacer una excursión a la capital guipuzcoana pero una vez en Donostia perdió el autobús de retorno a Getxo.

Dificultado por el desconocimiento del idioma, intentó sin éxito contactar con la compañía encargada del viaje, por lo que deambuló los siguientes días y noches por las calles de Donostia hasta que finalmente se dirigió a la Guardia Municipal. El hombre transmitió su agradecimiento a los agentes que le habían encontrado, a los que definió como sus “ángeles de la guarda”. - Efe