Bergara estrenará el 11 de noviembre su musical ‘Alizia’

El espectáculo en euskera ofrecerá una versión moderna que lleva el wifi al País de las Maravillas

Anabel Dominguez - Miércoles, 27 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h.

bergara-Alizia, el nuevo musical en el que se ha embarcado la musika Eskola de Bergara ya tiene fecha para su puesta de largo: el segundo fin de semana de noviembre. El estreno tendrá lugar el sábado 11, aunque al día siguiente niños y mayores podrán asistir a una segunda función;ambas a las 18.30 horas. La factoría bergaresa vuelve a la carga con un montaje de gran formato. Y lo hace con la experiencia forjada en sus anteriores proyectos, a la vez que avalada por la excelente acogida que le ha dispensado el público. Nada menos que 15.000 personas disfrutaron hace cinco años de Peter Pan.

En esta ocasión, el clásico de la literatura universal, Alicia en el País de las Maravillas, que hace 152 años creó el escritor inglés Lewis Carroll, llega a los escenarios por primera vez en euskera y, además, con una versión “moderna”. “Hemos actualizado totalmente el contenido de la historia y este nuevo viaje de Alicia comienza en nuestro tiempo, con una trama muy ligada a los gustos y costumbres de las nuevas generaciones. El propio subtítulo del musical ya nos da una idea: Herrialde Miresgarrian badago wifia(En el País de las Maravillas hay wifi)”, destacó ayer en la presentación Valen Moñux, encargado de la adaptación de la obra y la dirección escénica.

Así empieza su aventura Alizia musikala, en la época actual. “Será un videojuego el que transporte a los espectadores al País de las Maravillas a través de siete niveles”, adelantó Moñux. Fantasía y humor se dan la mano en este espectáculo familiar en el que juega un peso importante la presencia de una pantalla de 400 pulgadas, cuyas imágenes interactuarán con las acciones que se desarrollan sobre el escenario.

“A los que les gusta la parte más clásica la van a encontrar, la Alicia de siempre acompañada de los personajes del Conejo Blanco y el Gato de Cheshire. Pero lo mismo ocurrirá para quienes prefieran el toque moderno que le hemos dado y al que se le añade una tercera historia, la de Ainhoa (la niña del mundo real actual que juega con un teléfono móvil que no es de su propiedad)”, expuso Oihan Vega, que trabaja también en la adaptación teatral de la obra, así como en las letras de las canciones.

un equipo de cien personasEl cuerpo de voces que dan vida a este gran montaje está compuesto por las 50 niñas y niños de entre 9 y 14 años que integran el coro infantil de la musika eskola, bajo la batuta de Marije Ugalde y Nagore Sanz, y que asumen el papel de actrices y actores. Es el caso de Alaine Egizabal, que se mete en la piel de la protagonista principal, Alizia, tras ser elegida entre las 24 alumnas que se presentaron al casting. Al elenco se suma una veintena de cantores adultos, doce bailarines de cuyas coreografías se encarga June Nogueiras con la colaboración de Eneko Galdos, y una orquesta de 22 músicos que dirige José Miguel Laskurain. En total, un centenar de personas sobre las tablas y entre bambalinas sacarán adelante este nuevo reto musical.

En este apartado, la directora de la escuela de música, Marije Ugalde, resaltó el trabajo que está llevando a cabo el equipo técnico formado por voluntarios que ponen todo su empeño en el diseño y creación de los decorados, y a los que se añaden otras labores como la de los maquilladores, peluqueros, vestuario…

En definitiva, un espectáculo de dos horas de duración que se ha cimentado en casa, y para el que se ha echado mano de técnicas escénicas “muy modernas” y elementos audiovisuales “de alto nivel tecnológico”. Los musicales made in Bergara son ya toda una tradición y referente.

Sobre las entradas, Ugalde indicó que se pondrán a la venta más adelante (se informará con antelación). Explicó, asimismo, que el fin de semana del 11 y 12 de noviembre la villa se transformará en el País de las Maravillas de la mano de las actividades que ambientarán el estreno -será en el frontón municipal-, con la complicidad del Ayuntamiento y la asociación de comerciantes Bedelkar.