EEUU ratifica en Kabul el apoyo militar a Afganistán

La OTAN manifiesta también su apoyo a la misión pese al coste humano

Baber Khan Sahel - Jueves, 28 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h.

Kabul- El secretario de Defensa de Estados Unidos, James Mattis, y el secretario General de la OTAN, Jens Stoltenberg, ratificaron ayer en persona al presidente afgano, Ashraf Gani, su compromiso militar en la lucha contra los talibanes en el país asiático. En una jornada que comenzó con un ataque con morteros al aeropuerto de Kabul en una acción reivindicada tanto por el Estado Islámico como por los talibanes y que acabó con cuatro muertos (tres de ellos insurgentes) y once civiles heridos, Mattis subrayó que su país no va a abandonar a Afganistán en su combate contra un enemigo “despiadado”.

“Más tropas estadounidenses junto a contribuciones adicionales de los aliados dejan claro que no vamos a dejar esta pelea”, dijo Mattis en una rueda de prensa tras reunirse con Gani y Stoltenberg, con quien había llegado previamente a las instalaciones de la Misión de la OTAN en Kabul.

En su primer viaje a Kabul tras el anuncio en agosto del presidente, Donald Trump, de la nueva estrategia militar hacia Afganistán, Mattis aseguró que “la incertidumbre ha sido sustituida por certidumbre” en cuanto se refiere a la presencia de las tropas estadounidenses en el país. Estados Unidos mantiene alrededor de 11.000 militares en este momento en Afganistán, la mayor parte de ellos integrados como parte de la misión de apoyo y capacitación de la OTAN a las fuerzas afganas.

Mattis anunció días atrás que Estados Unidos reforzará con 3.000 soldados más ese contingente y ayer aseguró que la colaboración militar con Afganistán “ahogará cualquier esperanza que Al Qaeda, el Estado Islámico, Haqqani y los talibanes tengan de ganar matando”. “El único camino y legitimación política para ellos (los talibanes) es a través del acuerdo negociado, damos la bienvenida a quienes se comprometan con un futuro pacífico en Afganistán”, afirmó. “Apoyamos la solución de la reconciliación” del Gobierno afgano, dijo.

Por su parte, Stoltenberg, manifestó su apoyo a la continuidad de la misión de la Alianza pese al costo humano y financiero que implica quedarse. En ese sentido dijo que si las tropas internacionales abandonaran el país, Afganistán se convertiría en un “refugio seguro” para los terroristas y recordó que la OTAN está comprometida con la financiación de las fuerzas de seguridad afganas “hasta al menos 2020”.