El Banco de España mantiene su previsión de crecimiento del PIB

Calcula que la economía aumentará este año un 3,1% gracias al tirón del consumo interno y a pesar de la tensión en Catalunya

Viernes, 29 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h.

madrid- La economía española crecerá el 3,1% en 2017, según las previsiones que ha elaborado el Banco de España y que, por primera vez, recogen la tensión política en Catalunya como un “elemento de incertidumbre”, un riesgo que de materializarse podría afectar a la confianza de los agentes y a la financiación.

El director de Economía y Estadística del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, subraya que la situación en Catalunya “no incorpora ningún efecto” sobre la previsión de crecimiento de la entidad, que mantiene sus proyecciones de incrementos del producto interior bruto (PIB) para este año, así como para 2018 (2,5%) y 2019 (2,2%).

El supervisor bancario cree que, aunque la apreciación del euro afectará a la evolución de la actividad y la inflación, esta se verá contrarrestada por el fortalecimiento del entorno exterior, en especial del área del euro.

En el tercer trimestre del año, el crecimiento económico se modera una décima respecto al segundo, hasta el 0,8%, una “leve ralentización” por una más moderada creación de empleo y menores flujos comerciales que en primavera.

Así, las previsiones para los próximos dos años contemplan una prolongación de la actual fase expansiva, aunque más moderada, debido a la desaparición de algunos impulsos, como el gasto de las familias embolsado durante la crisis y el abaratamiento del petróleo.

El crecimiento del PIB se sustentará en la demanda nacional, que se desacelerará en los dos próximos años, mientras que la exterior continuaría ejerciendo una contribución positiva, aunque decreciente.

En materia laboral, el Banco de España prevé un moderado ritmo de avance de los costes laborales unitarios y la ralentización en el crecimiento de empleo, con un alza del 2,7% para este año, del 2,2% en 2018 y del 1,8% en 2019, medidos en puestos de trabajo equivalente.

La institución advierte de que la hostelería y la construcción pueden aproximarse “a sus límites de creación de puestos de trabajo en el futuro próximo” y pide “fórmulas para expandir las oportunidades laborales de los desempleados con menor formación”, así como mejoras en la calidad del sistema educativo para enfocar a los jóvenes hacia sectores más productivos. - Efe