Aprobado el pacto ‘de mínimos’ contra la violencia machista, pendiente de los PGE

El acuerdo, que incluye 213 medidas, está a expensas de que se garantice la financiación y del calendario de desarrollo

Viernes, 29 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h.

Madrid- El Pleno del Congreso aprobó ayer, con el voto a favor de todos los grupos parlamentarios excepto Unidos Podemos y EH Bildu (ambas formaciones se abstuvieron) el informe del Pacto de Estado contra la violencia de género, un documentode inicioque contiene 213 medidas consideradas “imprescindibles” y que buscan “terminar con esta lacra”. Las razones alegadas por las dos coaliciones para inhibirse en esta votación fueron la inexistencia de un calendario para aplicar el paquete de iniciativas contempladas y, principalmente, que no hay financiación que garantice la ejecución del mismo.

De entrada, el texto que ayer recibía el visto bueno de la Cámara refleja una consignación presupuestaria de 1.000 millones de euros para los próximos cinco años. Una cantidad que sería distribuida entre Administración General española, comunidades y ayuntamientos. El Gobierno dispone ahora de un plazo de dos meses para poder articular ese Pacto de Estado contra la violencia machista a partir de este texto y el aprobado de forma unánime por el Senado hace dos semanas. No obstante, el baile de fecha de la presentación de los Presupuestos Generales del Estado para 2018 podría retrasar su puesta en marcha.

En este sentido, la presidenta de Mujeres Progresistas, Yolanda Besteiro, mostró su preocupación por la dotación presupuestaria, porque “los 22 millones queden en el aire” por lo que apostó por aprobar un crédito extraordinario en el caso de que no se aprueben los presupuestos. Besteiro celebraba que el Pacto haya incorporado la consideración de las madres de hijos asesinados por sus padres como víctimas de la violencia machista pero lamentaba que el documento fuera aprobado con la abstención de la formación morada (y de EH Bildu) porque considera que “es bueno que el mensaje a los violentos sea unánime”.

“Me entristece que Podemos no se sume a aprobar el pacto y trasladar el mensaje unánime de apoyo incondicional a las víctimas y de repulsa y rechazo a la violencia de género y a los maltratadores. La ley integral contra la violencia de género se aprobó por unanimidad y es muy bueno que el mensaje que se traslade a los violentos sea unánime”, indicó al finalizar la sesión. A su juicio, “es poco comprensible” que la bancada de Podemos (y la de EH Bildu) se abstuviera “cuando se trata de un acuerdo de mínimos” necesarios para desarrollar la ley integral y luchar contra la violencia de género “que no quita que en el futuro se aprueben más medidas”.

En cuanto a las últimas incorporaciones al Pacto, la presidenta de Mujeres Progresistas se congratuló por la inclusión de la consideración de las madres de hijos asesinados por sus padres como víctimas de violencia machista, “una laguna que era necesario solventar”. Como único pero, subrayó su preocupación por que quede fuera “la modificación del artículo 416 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal para restringir en casos de violencia de género la dispensa a declarar contra un agresor” y por la forma en que se va a realizar el seguimiento del Pacto.

Por su parte, la presidenta de Fundación Mujeres, Marisa Soleto, también recibió con “pena” la abstención de Podemos. Explicaba que aunque entiende “una parte de las razones” como que “la lucha contra la violencia de género exige mayores esfuerzos”, consideró que este pacto “merece la unanimidad”. En cualquier caso, pidió considerarlo “una llamada de atención” y “no darle mayor importancia”.

Mujeres con hijos asesinadosSobre la incorporación en el Pacto de la consideración de víctima de violencia de género a aquellas mujeres cuyos hijos han sido asesinados por sus parejas o exparejas, Soleto lo consideró “una mejora absolutamente necesaria”. “Casos como el de Ruth Ortiz (exmujer de José Bretón) demuestran que los tribunales siguen teniendo muchas dificultades para valorar la violencia psicológica que supone el daño que se hace a las madres a través de sus hijos y si no conseguimos hacerlo vía sensibilización de los jueces tendremos que hacerlo vía legal”.

A partir de ahora, ilustró Soleto, se abre un periodo en el que hay que “exigir al Ejecutivo que sea diligente en la puesta en marcha de las medidas aprobadas”. Y en el caso de que los Presupuestos Generales del Estado no salgan adelante, apostó por “arbitrar las medidas oportunas” ya sea en forma de crédito extraordinario u otras, “porque “el compromiso es que en el plazo de seis meses esté en marcha”, zanjó la presidente de Fundación Mujeres.

Para la presidenta de la Asociación de Mujeres Separadas y Divorciadas, Ana María del Campo, en el acuerdo aprobado ayer “faltan muchísimas cosas” y destacó que los 1.000 millones de euros comprometidos por el Gobierno español para ponerlo en marcha durante cinco años suponen “una gota en el océano de la violencia machista”. Asimismo, mostró su preocupación por la posibilidad de que los maltratadores puedan tener la custodia compartida de los hijos hasta que haya una sentencia condenatoria y tachó de “ridícula” la pensión que puede recibir una madre “a la que le han matado a sus hijos por venganza. Estoy defraudada con el pacto”, resumió.

Todas ellas estuvieron presentes en el hemiciclo durante el debate político. También Ruth Ortiz, exmujer de José Bretón, quien asesinó a sus hijos como venganza hacia ella. La propia Ortiz, visiblemente emocionada, confesaba poco después de ser aprobado este documento que el pacto “es un paso adelante, una base. Y tendrá que mejorarse y ampliarse, pero por lo menos partimos de algo positivo”. La ministra de Sanidad, Asuntos Sociales e Igualdad, Dolors Montserrat, valoró el hecho de que entre los grupos que han elaborado el documento “haya primado el acuerdo”.

800 asesinadas desde el año 2003La presidenta de la subcomisión creada en el Congreso para lograr este pacto, la diputada socialista Pilar Cancela, también quiso agradecer el trabajo de sus integrantes y aprovechó para ofrecer cifras sobre la violencia machista: 800 asesinadas desde el año 2003 (909 hasta ayer, según la Delegación del Gobierno para la violencia de género);37 mujeres y 6 niños asesinados en lo que va de 2017 y más de 134.000 denuncias por maltrato el año pasado. “Más del 80 por ciento de las mujeres maltratadas nunca lo denunciará”, advirtió antes de señalar que “es esperpéntico” que ante estos números aún se hable de conceptos como síndrome de alienación parental o denuncias falsas.

El único portavoz masculino de este debate, el diputado del PNV Joseba Andoni Agirretxea, señaló el respeto al ámbito competencial que tiene este pacto y recordó, “con todo el respeto a las mujeres asesinadas, a todas las mujeres que padecen el maltrato todos los días de su vida. Esa oscuridad y esa no visibilización era la que nos decía que teníamos que hacer algo positivo y algo válido para ellas”, subrayó. - Efe/E.P.