Mesa de Redacción

La caja tonta

Por Ana Úrsula Soto - Jueves, 12 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:11h.

El ordenador ha superado a la televisión, por primera vez, según un informe del Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información. Ahora hay más ordenadores que televisores en los hogares. Era de esperar. El público joven hace tiempo que se ha desenganchado de la televisión para pasar más tiempo delante del ordenador, la tablet o el smartphone. Y ese público joven que hace diez años marcaba esta tendencia se ha hecho adulto y sigue con sus hábitos de consumo. Al mismo tiempo, las generaciones posteriores apuestan por las series y por un consumo adaptado al momento de ocio: cuando y donde quiero. No en vano, la pantalla plana no ayuda. La caja tonta viene haciendo méritos para ganarse este epíteto con programas de baja calidad y poca o ninguna originalidad, como suele desgranar mi compañero Carlos Marcos en su columna de los sábados en On. Y tampoco contribuye que sigamos con un prime time más propio de noctámbulos -y de eso los periodistas sabemos mucho- que de los que se levantan a las siete para ir a trabajar. Se podría hablar también de los informativos, pero en las últimas semanas, salvo contadas excepciones, una palabra define la labor informativa que están realizando: vergüenza.