Fallecen dos jóvenes franceses al chocar su coche contra un camión en Irun

Otras tres personas resultaron heridas de gravedad en el accidente que tuvo lugar de madrugada en la N-121-A

Iraitz Astarloa - Lunes, 13 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h.

donostia- El siniestro ocurrió de madrugada, pero varias horas después, el paisaje continuaba siendo desolador. Los amasijos de hierro en los que se convirtieron los dos vehículos implicados en el brutal siniestro, las marcas de los frenos en la carretera y el testimonio de algunos de los testigos de lo ocurrido evidenciaban la tragedia. “No sabemos qué es lo que ha podido pasar, pero el impacto ha sido brutal”, reconocían fuentes de la investigación a este periódico horas después del mortal choque.

Dos jóvenes de nacionalidad francesa fallecieron ayer y otras tres personas resultaron heridas de diversa consideración después de que un turismo y un camión chocasen de frente en la N-121-A (entre Pamplona y Behobia), a la altura del punto kilométrico 73,5, en el término municipal de Irun. Un accidente espeluznante del que las huellas continuaban presentes horas después.

La Policía Vasca ha iniciado las correspondientes investigaciones para tratar de esclarecer las causas que provocaron este trágico percance y ayer no se aventuraron a adelantar ninguna hipótesis.

Apenas pasaban un par de minutos de las 4.15 de la madrugada cuando el aviso saltaba a los servicios de emergencia. Un coche, modelo Alfa Romeo 147 y con matrícula francesa acababa de impactar frontalmente y de manera brutal contra un camión trailer con matrícula española. A consecuencia de la colisión, el coche quedaba destrozado y el vehículo pesado se salía de la calzada para acabar volcado sobre el bidegorri contiguo a la nacional, que discurre en paralelo al río Bidasoa.

Además, como consecuencia del accidente, el trailer, que transportaba fruta, perdió parte de la carga, que quedó desparramada en medio de la calzada. El vehículo pesado sufrió también una rotura en el depósito del carburante, lo que hizo que gran cantidad de gasoil quedara derramado en la carretera. Según informaron los Bomberos, las tareas de limpieza de la calzada se alargaron durante varias horas.

De hecho, en el punto en el que se produjo el accidente, las retenciones fueron una constante durante toda la jornada, especialmente agravadas por el gran número de personas de Navarra que ayer se desplazaron hasta Irun para participar en la Behobia.

Extenso operativoTras recibir el aviso de lo ocurrido, inmediatamente se activaba un extenso operativo de emergencias, compuesto por patrullas de la Ertzaintza, efectivos sanitarios y bomberos de los parques de Bidasoa y Zarautz, que desplazaron cinco vehículos.

Según explicaron fuentes de este último cuerpo a este periódico, el panorama al llegar al lugar de los hechos era “desolador”. “Había tres personas atrapadas, dos de ellas en el turismo y una en el camión. Las otras dos personas -un joven de origen francés que viajaba en la parte trasera del turismo y el copiloto del camión, de origen magrebí aunque residente en el sur de España-, estaban ya fuera de los vehículos implicados”, relataba uno de los participantes en el operativo de rescate. De hecho, se piensa que el tercer ocupante del turismo podría haber salido despedido del vehículo tras el choque.

Los trabajos para desencarcelar a los heridos se prolongaron durante más de 40 minutos y, lamentablemente, debido a las graves heridas sufridas tras el siniestro, tanto el conductor como el copiloto del turismo fallecieron antes de poder ser liberados.

No fue hasta las 8.50 horas cuando, el juez de guardia, dio luz verde al levantamiento de los dos cadáveres, uno de ellos empadronado en una localidad del departamento de Las Landas. Ambos, fueron trasladados al Instituto Vasco de Medicina Legal de la capital guipuzcoana, donde en las próximas horas se les efectuará la autopsia correspondiente.

Agentes de la Ertzaintza regularon el tráfico en la zona afectada. A los vehículos que se dirigían hacia Navarra se les desvió por la antigua carretera (GI-3455), mientras que para los conductores que circulaban en sentido a Irun se habilitó un carril.

Las labores de limpieza de la vía se prolongaron hasta las 18.00 horas, cuando se recuperó la total normalidad en la vía, aunque al cierre de esta edición el camión continuaba en la cuneta, a la espera de que de madrugada las grúas lo retiraran.