Un informe jurídico dirá si el Consistorio puede actuar para que haya mujeres en el Eguzki

De momento considera que no puede influir “en el contenido de un club privado”

Arantxa Lopetegi - Martes, 14 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h.

Donostia-El concejal de Impulso Económico, Ernesto Gasco, explicó ayer en la comisión de Servicios a las Personas que el Consistorio ha encargado la realización de un estudio jurídico con el objeto de evaluar si puede actuar en el club privado Eguzki para favorecer que se puedan construir vestuarios para mujeres, que actualmente no son socias aunque los estatutos lo permitan desde hace cinco años.

Gasco respondió así a una pregunta formulada por EH Bildu, grupo que, entre otros aspectos, no comprende que en los presupuestos de la Sociedad Balneario La Perla -que incluye una partida para realizar inversiones en distintas instalaciones- no se incluyan los cerca de 36.000 euros que se necesitarían para construir unos vestuarios para mujeres en el Eguzki. Además, la edil Naiara Sampedro preguntó sobre las intenciones futuras del Ayuntamiento en aras a favorecer la participación de las mujeres en el club.

A este respecto Ernesto Gasco señaló que para el Consistorio la situación “no es satisfactoria”. Pese a todo, añadió, se rige “por una relación contractual heredada” que hace “imposible actuar en un club privado”. “Si tuviéramos que hacer una prórroga deberíamos de tomar en cuenta esta situación”, aseguró.

Pero, de momento, el Ayuntamiento “puede actuar en el continente, pero no en el contenido” del Eguzki y será el estudio el que determine “si hay otra opción”. A su entender, adoptar medidas apresuradas “puede traer consecuencias indeseadas”. “Igual podría darse el caso de que el Ayuntamiento tuviera que dejar de subvencionar la Lilatón porque solo participan mujeres”, declaró.

El concejal de Impulso Económico aseguró que la solución “no es sencilla”. “Si fuera fácil ya lo hubieran hecho ustedes”, afirmó dirigiéndose al grupo municipal de EH Bildu, que anunció que presentará una enmienda a las cuentas de 2018 para sumar una partida que permita incorporar los vestuarios.

A finales de año caducará el permiso de Costas para el uso municipal del edificio, aunque ya se ha solicitado su renovación.