El entorno de Tabakalera acogerá un Mapa de las Lenguas de bronce

El Ayuntamiento y Bagera han trabajado de forma conjunta para sustituir la obra de madera

Arantxa Lopetegi - Viernes, 17 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h.

Donostia- El área de Cultura del Ayuntamiento de Donostia colocará, en la zona de Tabakalera, una reproducción en bronce del Mapa de las Lenguas, que fue retirado generando críticas de algunos colectivos.

De este modo se garantiza la pervivencia y mejor mantenimiento de este elemento que, originariamente, se realizó en madera. Las dimensiones de la obra de bronce también serán similares a las de la antigua.

Aunque la ubicación del nuevo mapa no distará mucho de la anterior, el Ayuntamiento no ha querido dar más pistas hasta que se anuncie su inauguración, prevista para el mes de enero.

El área de Cultura del Consistorio y Bagera han trabajado conjuntamente para volver a colocar en dicha zona de Egia este nuevo Mapa de las Lenguas. Lo reconocían representantes de Bagera. Después de un “malentendido inicial” las dos partes han tenido voluntad en todo momento de encontrar una solución para que el Mapa de las Lenguas volviera al entorno de Tabakalera, como así será a inicios de 2018.

En el emplazamiento que ocupó el mapa junto al subterráneo de Egia se encuentra una escultura de Remigio Mendiburu, que durante años se situó en Carlos I, junto al paso soterrado.

provisional Y es que el Mapa de las Lenguas, proyecto conjunto de Donostia 2016 y Bagera, se colocó en dicha ubicación por un periodo de tiempo determinado, que se agotaba el 31 de diciembre del pasado año. Finalmente su retirada se dilató porque el proceso de rehabilitación de la obra de Mendiburu, que desde un inicio tenía asignada dicha localización, también se retrasó.

Recordaban desde el Consistorio que el mapa de madera mostraba al ser retirado graves desperfectos por haber estado a la intemperie y ser este un material muy sensible a las inclemencias meteorológicas. Su estado no hacía aconsejable ni viable recuperarlo y por ello, tras evaluar distintas alternativas y ante el interés mostrado por diversos colectivos para que el mapa se mantuviera, las partes interesadas acordaron reconstruirlo en bronce.