Elecciones en catalunya

El candidato a fiscal general advierte de que no permitirá “despreciar la Constitución”

Sánchez Melgar anuncia una respuesta “serena y firme” ante estos actos

Miércoles, 6 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h.

donostia- El candidato a fiscal general del Estado Julián Sánchez Melgar garantizó ayer en el Congreso que el Ministerio Público responderá de forma “serena y firme pero proporcionada” en caso de que “se reiteren actos de desobediencia a los tribunales o de desprecio a la Constitución” en Catalunya. Melgar compareció ante la Comisión de Justicia para recibir el visto bueno de las Cortes tras ser propuesto por el Gobierno español de Rajoy para relevar a José Manuel Maza como fiscal general del Estado, cargo para el que ha recibido ya el aval del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) .

El candidato a fiscal general abordó la crisis catalana para advertir de que responderá de forma “serena y firme pero proporcionada” en caso de que “se reiteren actos de desobediencia a tribunales o de desprecio a la Constitución”. “No alcanzamos a comprender por qué ha de cumplirse la ley en una parte del territorio del Estado y no en otra”, aseveró el candidato, quien se comprometió a “practicar una defensa activa de la España constitucional”, como es la “obligación de la Fiscalía”. Al respecto, advirtió de que el Ministerio Público “estará atento a declaraciones y actos” futuros en Catalunya, aunque “en ningún caso para criminalizar posiciones políticas”, sino “solo si se incurren en conductas con trascendencia penal”.

En su comparecencia, Melgar defendió que será “imparcial” y que “no puede recibir órdenes ni instrucciones de ningún otro poder o autoridad”. Lo que sí hará es atender “consejos de todos”, pues es partidario de tomar decisiones compartidas. “No quisiera tomar jamás decisiones en solitario”, agregó . Y aunque defendió que la institución actúa con “autonomía e imparcialidad”, no lo hace con total independencia en la medida en que “sigue dependiendo presupuestariamente del Gobierno”, por lo que apostó por “reforzar la institución desanclándola del Ejecutivo”.

Una de sus líneas maestras al frente de la institución será “la lucha sin cuartel contra la corrupción”, contra la que se comprometió a seguir actuando “de manera decidida y contundente” en todas las fiscalías. De esta forma, abogó por la “necesaria creación de una verdadera Policía Judicial que proporcione independencia a sus investigaciones” y que esté “al servicio de jueces y fiscales”.

Siguiendo la misma línea que dibujó José Manuel Maza, también apoyó una futura reforma del modelo procesal penal que otorgue al Ministerio Público la figura de instructor. Y ante las críticas de algunos sectores a este modelo por una posible falta de independencia del Ministerio Fiscal, Sánchez Melgar fue contundente: “La figura del fiscal general del Estado es independiente y también lo serán los fiscales instructores”.

Sin convencer La mayoría de los grupos cargaron contra la comparecencia al tratarse de un “mero trámite” en el que “el Congreso no puede votar” y algunos, como Ciudadanos y Podemos, aprovecharon para defender sus propuestas legislativas de reforma del Estatuto Fiscal y del sistema de designación del fiscal general. Ni PSOE ni Ciudadanos cuestionaron la idoneidad de Sánchez Melgar, de la que el PP afirmó que está más que probada. Y aunque Podemos aseguró que “no es la persona más idónea” para el puesto, le pidió que “no actúe como cortafuegos del PP” en los tribunales y que no contribuya a alargar “la oscura sombra de la Fiscalía” en relación al procés. - Efe