Piden la revisión de la ley tras la polémica por el caso de Diego Yllanes

Asociaciones de mujeres creen que no se debería dejar ejercer como médicos con esos antecedentes penales

Jueves, 7 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h.

pamplona- Los colectivos Andrea y Lunes Lilas mostraron ayer su “decepción” al conocer que José Diego Yllanes, condenado por el homicidio de Nagore Laffage, trabaja en una clínica médica en Madrid, tras lo que han instado a revisar las leyes que regulan los antecedentes penales de los profesionales médicos. El psiquiatra José Diego Yllanes, quien fue condenado a doce años y medio de prisión por el homicidio de la joven irunesa Nagore Laffage el 7 de julio de 2008, disfruta desde el pasado mes de julio de un tercer grado y ahora se ha sabido que trabaja en una clínica de Psiquiatría y Psicología de Madrid.

Esto ha llevado a los citados colectivos a solicitar una revisión de la legislación en la materia, ya que, según opinan en un comunicado, es “demasiado laxa”. En este sentido, preguntan a los profesionales médicos si “pondrían su vida y su bienestar bajo el cuidado de alguien condenado por asesinar a una joven tras rechazar mantener relaciones sexuales con él”. Apuntan que la única regulación legal que existe en la actualidad data de 2015 y contempla solo los delitos sexuales, acoso y abuso sexual, prostitución o trata de seres humanos, y solo es de obligado cumplimiento entre los profesionales del ámbito público que trabajen con niños y adolescentes. A su juicio, este es “un gran agujero legal que deja fuera otros delitos igualmente graves como pueden ser los de homicidio, asesinato o similares”. Es por esto por lo que hacen un llamamiento al Ministerio de Sanidad, a los colegios profesionales y entidades sanitarias públicas y privadas para aumentar el ámbito de protección de esta ley.- Efe