esperado

Januzaj tiene la palabra

el belga, que ya se ha recuperado del tirón que sufrió ante el sevilla, se presenta como la gran esperanza txuri-urdin para ganar al barcelona y calmar la crisis

Mikel Recalde Gorka Estrada - Miércoles, 10 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:18h.

donostia - Adnan Januzaj ya se ha recuperado del pequeño tirón muscular que sufrió en el choque ante el Sevilla y será la principal novedad para la visita del Barcelona. El belga se ha convertido en la gran esperanza txuri-urdin. Desde la dirección deportiva, en otra declaración bastante imprudente, no dudaron en catalogarle como el sustituto de Carlos Vela. Por ahora, aunque hay que reconocer que todo futbolista necesita un tiempo de aclimatación, más aún cuando viene de temporadas complicadas, no se puede decir que esté cumpliendo todas las expectativas que generó su fichaje, aunque su evolución está siendo muy buena.

Es cierto que transmite unas sensaciones muy interesantes, al poseer un talento innato fuera de lo común, tal y como suelen admitir sus propios compañeros. A sus 22 años, Januzaj continúa siendo un diamante en bruto sin explotar, capaz de firmar jugadas al alcance de muy pocos, pero al que todavía le falta adaptarse al estilo que pregona Eusebio. Sigue pareciendo encontrarse muchas veces demasiado desconectado y desasistido del juego de la Real, pese a que con un solo destello es capaz de generar una ocasión de gol. Y eso la afición txuri-urdin, que se muestra muy expectante por los conejos que se puede sacar de la chistera, lo está valorando mucho en un año en el que comenzó con la ilusión por las nubes y que, poco a poco, se ha ido diluyendo con la llegada de las numerosas decepciones y derrotas. Su decadente proceso ha llegado hasta tal punto que Januzaj parece el clavo ardiendo al que agarrarse en mitad de esta crisis.

El pasado verano, la Real pagó por el bruselense al Manchester United cerca de diez millones de euros, una cifra considerable si tenemos en cuenta sus habituales desembolsos en el mercado. Hasta la fecha ha disputado un total de 17 encuentros, repartidos en doce de Liga, cuatro de Europa League y uno de Copa en Lleida. Su balance es de dos goles, ante el Eibar y Las Palmas (ambos en Liga) y cuatro asistencias (tres en Liga y una en Europa). Esta última estadística es importante, ya que siempre le ha gustado definirse como un futbolista que prefiere dar pases de gol a materializarlos.

Si hacemos una comparación con el primer año en Donostia de Vela, al que siempre le costaba mucho entrar en harina, a estas alturas no se aprecian demasiadas diferencias. Sin participar en Europa, el mexicano había disputado también doce encuentros de Liga con un balance de dos goles. Eso sí, en la segunda vuelta firmó ocho más, una cantidad a la que parece complicado que pueda aspirar Januzaj. Una de las cualidades del bombardero maya es que se solía crecer ante los grandes, algo que también se espera del belga. Ante el Madrid aún era pronto para que brillase;este domingo todos los focos estarán detrás de su silueta, algo que le encanta.

Con el mercado abierto, el club parece decidido a no cubrir el hueco que deja Vela, quien ha sido la indiscutible estrella txuri-urdin en los últimos siete años. Después de la derrota en Leganés y del flojo rendimiento del equipo, no se puede descartar que el club se esté replanteando su decisión. Una de las claves podría estar en la respuesta y en la capacidad para decidir encuentros de Januzaj. No se puede olvidar que, pese a que se le debe exigir todavía mucho más, ha sido determinante ante el Espanyol, con una jugada maravillosa, que contra el Eibar y en Girona fue el mejor, que en Getafe firmó una asistencia espectacular y que sus dos goles sirvieron para sumar puntos. Pero todos queremos más. Con Januzaj no hay términos medios...