Mesa de Redacción

Peaje

Por E. Iribarren - Miércoles, 10 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:17h.

Me alivió leer a la diputada de carreteras, Aintzane Oiarbide, en la entrevista que concedió a este periódico cuando descartó aplicar a los coches el nuevo peaje de la N-I. De ese gasto nos libramos los automovilistas, pensé. Hubo un tiempo en el que poseer un coche era el no va más, un signo de la libertad y un símbolo de estatus tal y como lo reflejaban con maestría los creativos en sus anuncios publicitarios. Hoy día, un coche es desde el kilómetro 1 una máquina de tragar dinero, tanto por lo que su posesión exige en forma de seguro, combustible y mantenimiento como por toas las tasas e impuestos que acompañan su puesta en circulación. OTA, peajes y parkings son como un gota a gota que consumen nuestra economía. Es el castigo por contaminar el medio ambiente, invadir las calles y acaparar millones de dinero público para construir infraestructuras viarias. Es lógico el disgusto y enfado de los camioneros, pero no todos lo ven igual, como ayer lo atestiguaban las entrevistas que a pie de N-I realizó Euskadi Irratia. Estaba el conductor de Almería, que calificó el canon de “robo” porque la medida no ofrecía una alternativa gratuita. Pero estaba también el portugués, que aplaudía la decisión, la misma que se aplica en toda Europa menos en España, “donde todo es gratis”.