Alfa también insta al Gobierno Vasco a implicarse para evitar su disolución

La solicitud de liquidación del área de Auto Mecanizados agrava el deterioro del tejido empresarial emblemático de Gipuzkoa

M. Mariscal Javi Colmenero - Jueves, 11 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:17h.

donostia - El comité de empresa de Alfa Precision Casting de Eibar se ha unido a las cada vez más numerosas peticiones de representantes de trabajadores guipuzcoanos que exigen una mayor implicación del Gobierno Vasco en la resolución de los problemas que amenazan con destruir el tejido empresarial más emblemático del territorio.

Si hace dos días eran los comités de Edesa Industrial y Geyser Gastech quienes se dirigían expresamente a las instituciones vascas para instarles a que se implicaran decididamente en buscar una alternativa al previsible cierre de las plantas de Arrasate, Eskoriatza y Basauri, ayer los representantes sindicales de Alfa Precision Casting actualmente en liquidación se unieron a esta demanda con apelaciones directas al Ejecutivo vasco.

“Solicitamos su intermediación seria y transparente para garantizar el futuro del grupo Alfa”, es la cita recogida en el comunicado remitido ayer por el comité de empresa de la firma eibartarra, que del mismo modo extiende la reclamación al “resto de instituciones públicas”. Su reivindicación se resume en que “se apueste por el mantenimiento de los puestos de trabajo y por un proyecto industrial de futuro”.

Un papel más activo del Gobierno Vasco se presenta como una necesidad aún mayor, según indican los representantes sindicales, cuando “en los últimos meses varias empresas de la CAPV han entrado en proceso de liquidación, con la consiguiente destrucción de puestos de trabajo”.

En efecto, y tomando como única referencia Gipuzkoa, compañías de largo recorrido en el territorio con una fuerte y tradicional implantación se han visto abocadas al concurso de acreedores y, en último término, al cierre. Es el caso de Muebles Xey de Zumaia, que no ha concitado el interés de ningún inversor para reflotar su actividad, lo que deja en la calle a 170 trabajadores.

Problemas de liquidez y de deuda abocaron a esta empresa con 40 años de recorrido a presentar un concurso de acreedores el pasado 1 de junio. Una de las alternativas que se barajaron fue una nueva ampliación de capital entre sus tres socios, el Gobierno Vasco con en 28,9%, Egoitz 2005 con un 30% y Cell LKZ con el 28,5%.

A pesar de la disposición del Ejecutivo vasco a acudir a esta ampliación, aunque sin incrementar su participación, exigía un acuerdo unánime que no se logró, por lo que se inició un proceso de búsqueda de un nuevo inversor que ha finalizado sin éxito.

Otro de los casos más llamativos que se han producido en el último tramo del pasado ejercicio y se ha materializado a inicios de este 2018 corresponde a Fagor CNA Group. Tras sucesivos tumbos recogidos en los medios de comunicación, el grupo empresarial propietario, CNA, anunció hace escasos días su decisión de eliminar toda actividad industrial en las plantas del conglomerado empresarial.

700 afectados Este paso significa reducir a la mínima expresión una cooperativa primero y empresa después que ha acompañado el devenir económico de la comarca de Debagoiena, con Arrasate como punto neurálgico. Y, lo que es más importante, sitúa a tres centenares de trabajadores en una total incertidumbre sobre su futuro.

A los 470 empleados afectados por estos dos sonados fracasos empresariales de Gipuzkoa se les puede unir con mucha probabilidad los 130 de Alfa Precision Casting que, para evitarlo, se movilizarán los próximos viernes y sábado en Eibar para exigir el mantenimiento de sus trabajos.