alcanzará este número el domingo

Eusebio cumple los 100

El técnico pucelano alcanzará este número redondo de partidos el domingo contra el Barça y se erigirá en el entrenador que más partidos ha dirigido a la Real desde que el equipo txuri-urdin juega en Anoeta

Ramón Sánchez - Jueves, 11 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:17h.

Donostia - Eusebio Sacristán se convertirá en centenario el próximo domingo -20.45 horas, en Anoeta-, precisamente en el encuentro contra el Barcelona -el equipo donde triunfó como jugador y del que se declara devoto-, en una semana en la que ha sido el centro de las críticas tras la dolorosa derrota (1-0) que la Real encajó frente al Leganés en el campo de Butarque. Pero este partido no solo será importante por este dato en términos estadísticos. Además, el pucelano se erigirá en el técnico que más duelos ha dirigido al conjunto txuri-urdin desde que la sede es el estadio de Anoeta tras superar a Bernd Krauss, con el que igualó a 99 encuentros oficiales el pasado domingo.

Por tanto, la llegada a este número redondo de partidos será significativa para Eusebio, que se encuentra en el Top 10 de los entrenadores con más choques dirigidos en la historia de la Real Sociedad, más allá de la discreta trayectoria deportiva que está protagonizando el equipo en la presente temporada y de lo mucho que se está cuestionando el innegociable estilo que el preparador lasecano promulga después de que la campaña pasada causara una gran sensación. En esta cita tan especial tendrá la oportunidad de dar la vuelta a la situación con un triunfo ante el líder invicto de la Liga.

No es nada desdeñable, asimismo, que Eusebio sea el técnico que más está durando en el banquillo de la Real en los últimos 25 años, desde que fuera fichado el 9 de noviembre de 2015, hace dos años, dos meses y dos días. Hasta ahora este privilegio lo ostentaba el mencionado Krauss, que dirigió al cuadro guipuzcoano durante dos temporadas enteras -1997/98 y 1998/99- y nueve partidos de la siguiente -1999/2000-.

el peor momento Pese a que está en su peor momento desde que recalara en Zubieta, Eusebio va camino de completar su segunda campaña en la Real;hecho que solo han logrado cuatro entrenadores desde que la entidad blanquiazul se mudara a Anoeta, dos de ellos bajo el mandato de Jokin Aperribay -Philippe Montanier, en los cursos 2011/12 y 2012/13, y Martín Lasarte, en 2009/10 y 2010/11;además de Raynald Denoueix, en 2002/03 y 2003/04, y Bernd Krauss, en los citados 1997/98 y 1998/99-. Pero salvo con el alemán, al que superará este domingo, Eusebio cuenta con más partidos que todos ellos al cargo del bloque realista.

Los cinco han marcado una época y han sido importantes en la historia de la Real. En el caso del vallisoletano, su principal éxito radica en haber despertado al equipo de un letargo en el que se había visto inmerso con David Moyes, con quien en las once primeras jornadas del ejercicio 2015/16 solo había obtenido dos triunfos y el juego no invitaba a ser nada optimistas.

Con un ideario opuesto al del escocés, Eusebio dejó clara la línea que iba a seguir en el club txuri-urdin en su presentación: “El equipo va a jugar a lo que yo siento como entrenador y sentí como jugador”. Y con esta propuesta tomó las riendas de una Real con el agua al cuello al encontrarse instalada en el puesto decimosexto de la clasificación y la elevó hasta la novena plaza al término del campeonato liguero.

El juego asociativo y de posesión dio resultado durante la temporada siguiente -la pasada-, en la que el sexto puesto obtenido le otorgó el billete directo para la Europa League al ganar el Barcelona -casualmente el rival que le apeó en los cuartos de final- la Copa. El equipo devolvió la ilusión a la afición, que durante esta campaña ha podido disfrutar de su periplo europeo contra el Zenit de San Petersburgo, el Rosenborg noruego y el Vardar macedonio, y seguirá haciéndolo el próximo mes en Salzburgo -en los dieciseisavos de final de la segunda competición continental-.

La andadura europea ha sido, sin duda, lo más destacable de la Real este curso. Por contra, la eliminación copera, ante un adversario de inferior categoría como el Lleida de Segunda B, ha significado el mayor fracaso de Eusebio como entrenador txuri-urdin.

Y, entre tanto, en la Liga se está desenvolviendo con más pena que gloria. Situada en la zona media de la clasificación, a cinco puntos de la sexta posición que da, por ahora, el acceso a volver a disputar una competición europea, y con ocho sobre la zona roja del descenso. Se puede establecer que la Real está atravesando por un periodo de crisis después de protagonizar un comienzo idílico -tres victorias en las tres primeras jornadas- y discurrir con sobresaltos a lo largo de la primera vuelta que acaba el domingo -las derrotas ante Levante y Getafe a domicilio y, sobre todo, la que encajó contra un Málaga desahuciado en casa;además de los empates frente a Espanyol, Las Palmas, Betis y Girona-. Su fútbol vistoso y arrollador se ha convertido en previsible y los rivales ya han encontrado el antídoto para contrarrestarlo. Razón por la que no se entiende que el de La Seca no opte por alguna alternativa.

Lo mejor que le puede pasar a Eusebio en su partido centenario al frente de la Real es superar el domingo, cosas del destino, al equipo en el que aprendió a practicar y desarrollar el fútbol que promueve en la actualidad para firmar el ansiado punto de inflexión que devuelva la felicidad a los aficionados realistas.