Copa (Octavos, vuelta)

Clasificación con goleada

PRÓXIMO RIVAL DE LA | Real el Barça, liderado por Messi, marca cuatro tantos al Celta en media hora

Ginés Muñoz (Efe) - Viernes, 12 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:17h.

Barcelona - La sociedad entre Messi y Jordi Alba, probablemente la pareja más en forma del fútbol mundial, destrozó al Celta en una primera media hora estelar y clasificó, por la vía rápida (5-0), al Barcelona, próximo rival de la Real, para los cuartos de final de la Copa del Rey.

Salió el Barça a por la eliminatoria desde el pitido inicial. Valverde ya avisó en la víspera de que sus hombres no especularían ni un segundo con el 1-1 de la ida y, si en Balaídos dio descanso a la primera unidad, anoche puso a toda la artillería sobre el césped del Camp Nou.

La presión alta, la recuperación tras pérdida y un ritmo endiablado en la circulación del balón ahogó al equipo gallego en una gran primera parte, sin duda la mejor que ha cuajado el Barcelona esta temporada.

A los quince minutos, los azulgranas ya mandaban por 2-0. En el primero, Jordi Alba controló un genial pase de cuchara de Iniesta para cedérsela a Messi, que remataba cruzado y mordido haciendo inútil la estirada de Sergio. Un calco al gol del Levante del último partido de Liga.

El segundo fue un tuya-mía entre ambos que acabó con otro remate sutil de primeras del crack azulgrana. Séptima asistencia de Alba a Messi en lo que va de temporada. El argentino devolvió a su compañero el favor en el tercero, habilitándole con un pase en profundidad que el lateral de L’Hospitalet cazó tirándose al suelo y rebañando el balón a gol para sorpresa de Sergio.

La siguiente ofensiva azulgrana acabó en el 4-0, que marcó Luis Suárez tras aprovechar un error defensivo de Pione Sisto. El partido acababa de superar la media hora y la eliminatoria estaba resuelta para los azulgranas con un autoridad incontestable.

La segunda parte, en la que Rakitic anotó el quinto tanto al cabecear solo un saque de esquina, sobró. El Barça se dedicó a dejar pasar el tiempo con la mente puesta en el partido del domingo en Anoeta.