RIESGO

Un récord siempre amenazado

EL BARCELONA SE ACERCA A LOS 38 ENCUENTROS SIN PERDER DE LA REAL AL SUMAR 25 Y HABER VISITADO YA TODOS LOS CAMPOS MÁS DIFÍCILES DE LA LIGA SALVO ANOETA Y EL | Sánchez pizjuán

Mikel Recalde - Viernes, 12 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:17h.

donostia - El récord de imbatibilidad, el santo grial txuri-urdin, vuelve a estar en peligro. Pocas cosas hacen más orgullosos a los seguidores blanquiazules, pese al indudable estrés que motiva el que corra peligro todas las temporadas, sobre todo desde que Real Madrid, Barcelona y Atlético completan Ligas de 100 puntos y más de 100 goles.

En el único hito que no es propiedad de los gigantes abusones, los blanquiazules mantienen en vigor dos registros. El importante o el más conocido, que son los 38 partidos consecutivos sin conocer la derrota, compuesto por la suma de los seis de la campaña 1978-79 y los 32 de la 1979-80, en la que se perdió en la penúltima etapa en el Sánchez Pizjuán. Y el de los citados 32 encuentros seguidos en un solo campeonato. Este segundo es el que más peligro ha corrido.

Sin ir más lejos, en una de esas noches inolvidables, la Real entrenada por Martín Lasarte volteó en el último cuarto de hora de la campaña 2010-11, con goles de Ifrán y de Xabi Prieto de penalti, la ventaja inicial azulgrana, y de paso impidió a los de Pep Guardiola alcanzar los 32 duelos sin caer. La diferencia es que ya había mordido el polvo en la jornada 2 contra el Hércules en casa.

El Barcelona, histórica bestia negra de la Real en la Copa, es el que vuelve a estar al acecho del santo grial txuri-urdin. Los de Valverde acumulan 25 partidos sin derrota (18 de esta campaña y siete de la pasada). Por lo tanto, le faltan trece encuentros para igualar el gran récord de la imbatibilidad y catorce para el de los duelos en el mismo curso. Las dos fechas se cumplirán en dos choques seguidos en el Camp Nou ante el Leganés, en la jornada 31, y el Valencia, en la 32.

La situación no es crítica todavía, pero bien harían los donostiarras con motivarse para lograr una victoria que, además de balsámica, cicatrizaría muchas de las heridas abiertas en la relación con su afición y le permitiría respirar tranquila otro año más para un total de 38 ya.

la racha El principal motivo para la intranquilidad es que los barcelonistas ya han jugado en casi todos los estadios difíciles de la Liga sin caer: Atlético (1-1), Athletic (0-2), Valencia (1-1), Villarreal (0-2) y Real Madrid (0-3). Solo les faltan los dos sevillanos que, sobre todo el Pizjuán, pueden llegar a ser exigentes. También deberán visitar a su eterno rival en Cornellà, en un choque incómodo para ellos. En casa también recibirán al Atlético.

Hay dos condicionantes que pueden ayudar. El primero es que si sigue en Copa y con la ventaja que tiene en Liga, podrá permitirse el lujo de rotar (incluso en Anoeta);y, el segundo, que en febrero vuelve la Champions con un plato fuerte: el Chelsea.