Cartas a la Dirección

El imperio de la ley

Matías Vitoria Cortajarena - Viernes, 12 de Enero de 2018 - Actualizado a las 10:21h.

Sigo ávidamente la evolución de las circunstancias que rodean la política catalana y veo que a medida que corre el calendario, se va incrementando la apatía, la desidia y el malhacer del gobierno español respecto a los políticos catalanes. Unos en la cárcel porque la consigna que se comunicó a los jueces fue ejecutada tal cual. No hay más que preguntar a la Sra. Cospedal que nos dejó con meridiana claridad la separación de poderes inexistente en el Estado español. Otros a la fuga a fin de no ser tragados por la injusticia jurídico-política que se les venía encima.

Para desfacer el entuerto hacen falta políticos de altura y es tal el nivel que parecen subsumidos en un agujero negro de la inutilidad. Tal vez sea demasiado pedirles que arreglen los desperfectos a los mismos que los han ocasionado. Descabezado el gobierno legítimo catalán, desarbolado el parlamento, mantenemos enhiesto el garrote 155, no vaya a ser que sean todavía capaces de constituir un gobierno independentista. ¿No es quizás tan legítimo uno independentista como otro constitucionalista? ¿A qué jugamos? Se está torpedeando por mar, tierra y aire que se reconduzca la situación a la normalidad para que los políticos indepedentistas puedan ejercer su derecho a formar gobierno de acuerdo a la voluntad de los ciudadanos que así lo han deseado.

Oímos constantemente: “Todos estamos sometidos al imperio de la ley”. ¿Qué ley? El artículo 155 de la forma que se ha aplicado en Cataluña - bastantes catedráticos de derecho cons-titucional así lo atestiguan- es inconstitucional. Esta evidencia no ha sido óbice para aplicarlo torticeramente saltándose las líneas que la misma constitución obligaba a desaconsejarlas, pero todos estamos sometidos al imperio de la ley. ¿Todos?