Los letrados del Parlament descartan la investidura telemática

Los juristas estiman que la elección debe ser “presencial y personal”, según el reglamento de la Cámara

Viernes, 12 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:17h.

donostia - Los letrados del Parlament de Catalunya ya tienen un criterio sobre la posibilidad legal de investir a Carles Puigdemont. A falta de que se les encargue un informe oficial sobre el particular por parte de alguna formación, y con el reglamento de la Cámara en la mano, los juristas estiman que la investidura debe ser “presencial y personal”, según señalaba ayer el diario La Vanguardia.

“No hay prácticamente discrepancia”, señalaban las fuentes consultadas por Efe, que descartan que el reglamento permita una investidura telemática o bien de forma delegada en otro diputado, como plantean los grupos independentistas. Así, el artículo 146 del reglamento apunta a que el candidato debe “presentar” su programa de gobierno y solicitar la confianza del Pleno, aunque los grupos independentistas se acogen a que en ningún momento se especifica si el candidato debe presentar su programa de forma presencial. Sin embargo, según esas fuentes, los letrados coinciden en sus reuniones en que la investidura ha de ser “personal y presencial”.

El principal argumento es que la investidura es un acto “personalísimo”, en el que el candidato debe interactuar con el pleno con sentido de inmediatez. Inciden además en una cuestión “gramatical”, ya que el reglamento señala que debe ser “delante” del Pleno, cosa que no ocurriría si hubiera “una cosa interpuesta”, ya sea una pantalla o una persona delegada. Los juristas argumentan además que el debate parlamentario se rige por el principio de igualdad y de libertad entre todos los diputados.

De este modo, por ejemplo, si Puigdemont hiciera su discurso a través de un plasma, podría estar asesorado constantemente por otras personas. Incluso, en un caso más extremo, podría ocurrir que su libertad de expresión pudiera ser “condicionada”, como por ejemplo si el candidato a ser investido telemáticamente estuviera siendo en ese momento amenazado por otra persona que no se estuviera viendo a través de la pantalla. - T. D./Efe