Dos alumnos salvan la vida a un compañero en paro cardiaco

En una clase de Matemáticas en el instituto Norba Caesarina de Cáceres 

Viernes, 12 de Enero de 2018 - Actualizado a las 09:25h.

CÁCERES – Dos alumnos de Bachillerato del IES Norba Caesarina de Cáceres, Aitor Gonzá- lez y Sergio Lasso, salvaron el pasado lunes la vida a su compañero Luis Rodríguez, de 16 años, al practicarle primeros auxilios cuando había sufrido una parada cardiorrespiratoria mientras se celebraba una clase de Matemáticas.

Según relató Lasso, “serían las 13.15 horas, durante la quinta clase de la mañana. Estábamos haciendo unos ejercicios matemáticos cuando escuché unas respiraciones fuertes” y miró hacia atrás, donde se sienta Luis, al que vio “muy pálido” y “con los ojos en blanco”. “Fui a su mesa rápido, avisé con un grito a nuestra profesora, Raquel Arroyo, y lo cogí al vuelo porque si no se iba a dar con la cabeza en la pared y podía ser más grave”, explicó en declaraciones a Europa Press.

Tumbó a su compañero en el suelo, “en posición de seguridad”, le abrió la boca, le sacó la lengua y en ese momento llegó Aitor, que comenzó a medir las pulsaciones. “También le estuvimos hablando para saber si solo se trataba de un mareo, pero no nos contestaba”, apuntó este último, que añadió que “la respiración de Luis y la pulsación cada vez eran más leves y más débiles y al final dejó de respirar y su tez se ponía por momentos más morada”.

En declaraciones a Europa Press, ambos alumnos detallaron que en ese momento pusieron a su amigo boca arriba y se iban alternando para hacerle la respiración cardiopulmonar.

La profesora Raquel Arroyo aseguró: “En cuanto vi que no respiraba empecé a hacerle la reanimación cardiopulmonar. Entonces me di cuenta de que Alfonso Gil, nuestro profesor de guardia, también nos estaba ayudando”. Él había conectado por teléfono con un médico del 112 que le iba dando las instrucciones y él las transmitía a todos los demás. Lasso y Aitor fueron alternándose en esta tarea. “Lo hicieron ellos, esa es la verdad, se desenvolvieron con una madurez admirable”, explicó el profesor Alfonso Gil, emocionado y nervioso tras una experiencia extrema de la que todavía no se han recuperado. En un momento dado, al hacerle el boca a boca, Luis Rodríguez aspiró una bocanada de aire, recuperó el color de la piel y experimentó una notable mejoría. Al decírselo al médico del 112 que estaba al otro lado de la línea, les animó a que continuaran.

Esta llamada telefónica duró unos tres minutos, aunque para todos los que estaban en la clase el momento pareció eterno. “Pensé que aquello había durado por lo menos diez o quince minutos”, explicó Aitor González.

Cuando llegaron los sanitarios del 112 tomaron las medidas oportunas y efectuaron el traslado al hospital San Pedro de Alcántara. Los dos alumnos, héroes de la jornada, señalaron que su amigo Luis Rodríguez fue trasladado rápidamente al hospital de San Pedro de Alcántara, entubado en la UCI, pero que “ya está bien” y consciente. – E. Press