¡Qué campechano!

Sábado, 13 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:11h.

Tirar a una mujer por la borda porque la reina te va a pillar con ella es un gesto de campechanía. ¡Hay que ver cómo es este Juan Carlos! Ojo, que no fue él el que empujó a la modelo, lo hizo su escolta privada (que es pagada con fondos públicos). ¿Y a Sofía, cómo se le ocurre acercarse a ver qué hacía su marido si todos sabemos que es un pillín? Y hasta aquí mi pagafantismo monárquico porque, sinceramente, no me he soportado más. ¿Cómo pueden hacerlo otros durante tantos años?

Estoy de acuerdo con mi compañero Roberto González: ¿nadie se da cuenta de que a Sofía de Grecia le han asignado entre todos el papel de cornuda sumisa ni de que emite el mensaje de que debe aceptar con elegancia su condición? Añado otra cuestión: ¿cuánto dinero público hemos invertido en esconder amantes y niditos de amor (otros los llamarán picaderos)? Termino: imagínense el escándalo si estuviésemos destinando dinero público a silenciar novias y actos de Juan Carlos I.

El pasado 11 de enero pudimos vivir el final del procés. El mismo jueves los letrados del Parlament parecen cerrar las puertas a una investidura a distancia de Puigdemont, Forcadell renunció a ser presidenta del Parlamento, poniendo muy difícil la elección del próximo que estirará las normas de la Cámara y, finalmente, los Jordis admitieron que no existe la vía unilateral y que las cosas se tienen que hacer como diga el Gobierno español. Con trampas, sí, pero España ha ganado.