sociedad

Hondarribia cierra un año clave para su operatividad con el mayor número de pasajeros desde 2011

Un total de 281.859 viajeros usaron la terminal guipuzcoana en 2017, la mejor cifra de los últimos siete años
Los Airbus de Vueling regresan la próxima semana tras concluir las obras de ranurado

A.U. Soto Iker Azurmendi - Sábado, 13 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:11h.

Donostia - El aeropuerto de Hondarribia ha cerrado un año clave respecto a su operatividad con un incremento del 6,6% en el número de pasajeros respecto a 2016 al obtener, además, el mejor resultado en los últimos siete años. Según los datos facilitados ayer por Aena, 281.859 viajeros utilizaron la infraestructura aeroportuaria, que acaba de culminar todo el proceso para obtener el Certificado Europeo de Seguridad Operacional.

Este rimbombante nombre ha traído de cabeza a los responsables institucionales porque supuso, en la práctica, el acortamiento de la pista de aterrizaje del aeropuerto en 150 metros a cada lado que se destinarían a sendas franjas de seguridad exigidas por Europa.

Las obras para acortar la superficie de aterrizaje se llevaron a cabo en verano, tras lo cual hubo que idear un sistema para que el aeropuerto no perdiera operatividad y pudieran seguir volando, no solo los aviones de hélices de Air Nostrum que conectan Hondarribia con Madrid, sino los Airbus 319 de Vueling que operan el trayecto a Barcelona.

Al pasar de una pista de 1.754 a 1.427 metros de longitud, estas últimas aeronaves, que pueden transportar 124 pasajeros, veían peligrar su futuro en Hondarribia, ya que no se podía garantizar que contaran con la superficie de frenado suficiente para aterrizar en este singular aeropuerto cuya pista está delimitada por el mar Cantábrico, a un lado, y por el barrio de Mendelu, por el otro.

La solución fue ranurar la pista mediante un método que permite aumentar la fricción de los aviones en el momento del aterrizaje, además de incrementar el drenaje. Un elemento clave en un aeropuerto como Hondarribia, que una gran mayoría de los días funciona bajo las inclemencias del tiempo, sobre todo de la lluvia. Por ejemplo, el año pasado se contabilizaron 171 días con precipitación.

Las obras de ranurado acaban de concluir y será la próxima semana cuando los Airbus de Vueling regresen a la pista guipuzcoana, ya que, mientras se han llevado a cabo las obras, esta compañía ha operado con los turbohélices de Air Nostrum, en lugar de con sus reactores.

En septiembre, antes de que comenzaran las obras de ranurado, la aerolínea catalana tuvo muchos problemas tras el recorte de la pista para operar con normalidad. Concretamente, se desviaron 21 aviones y varias decenas de vuelos sufrieron retrasos.

Pero una vez concluidos todos estos procesos, la prueba de fuego llegará la próxima semana con el regreso de los Airbus. De momento, el aeropuerto de Hondarribia está de enhorabuena tras cerrar un año con los mejores datos de pasajeros desde 2011.

un 40% menos que en 2007 Un total de 281.859 viajeros utilizaron la terminal guipuzcoana, superando los 248.050 usuarios de 2011 y quedándose cerca del resultado de 2010: 286.077 viajeros.

De todos modos, esta cifra de usuarios, buena porque parece que, año a año, Hondarribia va sumando viajeros, todavía está lejos del ejercicio récord de 2007, cuando 466.457 personas volaron desde Hondarribia o aterrizaron con las vistas de la desembocadura del Bidasoa al fondo. Es decir, un 40% más de viajeros que los que tienen en la actualidad el aeropuerto.

El año pasado, asimismo, se realizaron 6.925 operaciones, que suponen un leve descenso del 0,4% respecto a las del año anterior.

Por lo que al mes de diciembre se refiere, los últimos datos actualizados que han permitido ofrecer el balance anual, 18.764 pasajeros usaron la terminal hondarribiarra para viajar, un 11,2% más que en el mismo mes del año anterior.

loiu bate récords Respecto al resto de los aeropuertos vascos, el que mejor resultado obtuvo en 2017 fue el de Bilbao, que batió su récord histórico en pasajeros, con cerca de cinco millones, mientras que el de Gasteiz, especializado en mercancías, también superó su mejor registro en movimiento de carga.

Las cifras fueron facilitadas ayer por el delegado del Gobierno en el País Vasco, Javier de Andrés, y recogidas por Efe. También anunció inversiones de 48,2 millones en los tres aeropuertos hasta el año 2021.

Por Bilbao, el que más pasajeros mueve, pasaron el año pasado 4.973.712 viajeros, un 8,4% más que en 2016. Los desvíos por las inclemencias meteorológicas impidieron superar la cifra simbólica de los cinco millones.

Para este año 2018 los grandes proyectos previstos en el aeródromo vizcaino son el recrecido o reasfaltado de la pista, la construcción de una nueva rotonda para desviar el tráfico pesado hacia la zona industrial y de carga, y la finalización de los trabajos en la cubierta de la terminal.

El aeropuerto de Vitoria también cerró con un nuevo máximo histórico en mercancías, su especialidad, y alcanzó en 2017 las 60.484 toneladas manejadas en sus instalaciones. La carga transportada aumentó un 16% respecto a 2016 y estableció un nuevo récord histórico. La campaña navideña y el creciente comercio electrónico ayudaron a superar las 5.000 toneladas en el mes de diciembre.

Foronda también se ha disparado en pasaje -aunque se trata de cifras reducidas- ya que 84.261 viajeros utilizaron sus instalaciones, un 128% más que en 2016. Los vuelos regulares desde Vitoria a Milán (Bergamo), Tenerife, Colonia y Sevilla, y los chárter del Imserso permitieron esta subida de viajeros. En estos momentos, el aeródromo alavés está acometiendo obras en plataformas de estacionamiento de aviones y calles de rodadura por valor de 8,4 millones.

Preguntado por la demanda alavesa de aumentar el horario de Foronda a 24 horas, De Andrés recordó que se ha ampliado el año pasado de 12 a 16 horas, con lo que considera que la actual demanda está cubierta.

Finalmente, el aeropuerto de Iruñea cerró 2017 con un crecimiento del 7,9% en el número de pasajeros, al contabilizar un total de 165.604 viajeros, con una subida evidente a raíz de la instauración de una nueva ruta entre Pamplona y Fráncfort de la compañía Lufthansa. Así, en el conjunto del año las operaciones también se incrementaron y se registraron 5.683 movimientos de aeronaves, un 5,8% más que el año anterior, según informó en una nota la empresa pública Aena.