bertako gaia

El PNV de Irun anuncia un acuerdo para el ámbito de Korrokoitz y el PSE lo desmiente

Iridoy detalla el plan que contempla 300 viviendas y Páez afirma que “faltan los informes de los técnicos municipales”

Xabier Sagarzazu - Sábado, 13 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:12h.

irun - La evidencia de que la relación entre PSE y PNV, socios de gobierno en el Ayuntamiento de Irun, no es fácil en todo momento, vivió ayer un nuevo capítulo.

Por un lado, el Consistorio envió en torno a las 14.00 horas una nota a los medios de comunicación en la que el edil de Urbanismo y portavoz jeltzale, Xabier Iridoy, anunciaba que se había alcanzado “un acuerdo con los propietarios privados para reformular el Plan Especial del ámbito de Korrokoitz”, ubicado en el corazón la Parte Vieja y que está pendiente de desarrollo desde hace muchos años.

Por otro lado, y poco antes de las 18.00 horas, en otra nota enviada por el Consistorio, el edil de Hacienda y portavoz socialista, Miguel Ángel Páez, matizaba, sin citar en ningún momento a Iridoy de forma expresa, que lo que tiene el Consistorio sobre la mesa es “una propuesta que los propietarios privados han presentado por registro” y que “antes de alcanzar un acuerdo definitivo sobre Korrokoitz, debe ser analizada y validada por los técnicos municipales”.

acuerdo, después de un año En la nota remitida a primera hora de la tarde, el delegado de Urbanismo, Xabier Iridoy, explicaba que “después de un año de trabajo, ya hay acuerdo para la nueva ordenación del Plan Especial de Korrokoitz, que lleva pendiente de desarrollo desde hace años”.

Decían desde el Consistorio irunés que se trata de “una reforma del plan de desarrollo urbanístico que recoge una futura construcción de un máximo de 300 viviendas, 60 de ellas de VPP”, y que contempla “dos cambios para que su desarrollo en la práctica sea viable y posible” para los propietarios.

“Por un lado, reducir las cargas urbanísticas de la reforma del ámbito del canal, así como del depósito de retenida de aguas existente en la calle Korrokoitz, y por otro, elaborar un calendario por fases para los 33 realojos”, explicaba el propio Xabier Iridoy en el escrito del Consistorio.

El delegado de Urbanismo detallaba que la ordenación propuesta, “cumple con las determinaciones estructurales que para el ámbito de Korrokoitz incluye el Plan General”, valiéndose para ello de la creación de “un gran eje principal (de tránsito y de actividad), que unirá dos grandes elementos de estancia al este y al oeste del ámbito, como son la plaza Urdanibia y el paseo de borde del canal de Dunboa”, e incluyendo, de igual manera, “un vial para tráfico rodado por el borde del canal, desde la calle Pelegrin de Uranzu hasta la calle Santa Elena”.

En cuanto a los perfiles edificatorios, la nota en la que el edil de Urbanismo detallaba el acuerdo sobre Korrokoitz especificaba que sería “de planta baja más tres alturas más ático con carácter general, salvo en algunos puntos de planta baja más tres, para ajustarse a las edificaciones preexistentes, y otros de mayor altura, de baja más cuatro más ático, o incluso planta baja más cinco, concentrados en el punto de confluencia entre el eje longitudinal y el paseo de borde del canal”.

Por último, Xabier Iridoy concluía remarcando e incidiendo en que “la introducción de la perspectiva de género en el Plan General de Irun ha sido una oportunidad para establecer normas de diseño del espacio público, de la vivienda y de los equipamientos, así como también se tendrá en cuenta lo establecido en el Mapa de la ciudad prohibida”.

todavía sin cerrarse Menos de cuatro horas después de que desde el Consistorio se dieran todos estos detalles, en otra nota, el portavoz socialista y delegado de Hacienda, Miguel Ángel Páez, aseguraba que “el acuerdo para el Plan Especial de Korrokoitz sigue sin cerrarse”, y señalaba, en un escrito que en ningún momento citaba de forma expresa a su socio de gobierno, que “en lo que todos coincidimos es en las ganas y la necesidad de dar la mejor de las ordenaciones a ese entorno tan entrañable de la ciudad y que lleva tantos años pendiente de los desarrollos de privados, pero no podemos precipitar las decisiones sin seguridad técnica y jurídica”.

Sobre esto, Päez detallaba que “lo que de momento existe es un escrito que ha entrado por registro, este pasado 30 de diciembre, con una propuesta de los promotores privados de Korrokoitz y que está pendiente, ahora, de su análisis por parte de los técnicos municipales”.

“Antes de decir que es un acuerdo, deberemos tener la certeza de los técnicos, con informes urbanísticos, de sostenibilidad financiera y de obras, que validen esta propuesta”, aseguraba el edil socialista, delegado de Hacienda y también primer teniente de alcalde del gobierno de coalición PSE-PNV, que encabeza José Antonio Santano.

El edil afirmaba que “no se trata de precipitarse en acuerdos que nos llegan desde promotores privados”, y recalcaba que “después de tantos años” de espera por Korrokoitz, lo que hay que “tener claro es que se alcanza la mejor ordenación posible para ese entorno de la Parte Vieja y desde luego, aquella que defienda, por encima de todo, y con validez técnica, seguridad jurídica y garantía de solvencia, la operación y los intereses de la ciudad” en ella.

Miguel Ángel Páez señalaba, siempre sin referencias directas al anuncio realizado horas antes, que “antes de hablar de acuerdos que no se han dado, hay que analizar las cosas como es debido”.

“Ahora estamos en el tiempo de hacer esos informes, sin precipitación, y analizarlos en la COCOTE (Comisión de Coordinación Territorial, de carácter municipal y con participación de las áreas de Urbanismo, Obras, Hacienda y Servicios Jurídicos) como se ha hecho hasta ahora con todo lo relativo a este ámbito”, concluía eledil socialista y socio de gobierno de Xabier Iridoy y el PNV, en la nota remitida desde el Consistorio.

detalles

Juntos, no revueltos. Socios de gobierno en Irun desde finales de julio de 2015, PSE y PNV tienen, dentro de su estructura, cada uno su técnico de comunicación y prensa. Ambas formaciones coordinan algunos aspectos, como la agenda semanal de convocatorias, pero los técnicos de cada grupo elaboran las notas o escritos que entregan o remiten a los medios y solo en algunas ocasiones, para temas de calado o en los que coinciden ediles de los dos grupos, elaboran notas únicas. Todas ellas incluyen el mismo membrete del Ayuntamiento, como ocurrió ayer.

No es la primera vez. En dos años y medio de gobierno, PSE y PNV han discrepado en asuntos de posicionamiento político e ideológico, como las mociones relativas a la situación de Catalunya, al tiempo que han reiterado que comparten “un programa de gobierno con acciones para la ciudad” que consideran que está “marchando bien” dentro de una relación “adecuada” en lo político. Así lo reiteraban en sus valoraciones de fin de año el alcalde Santano y el propio Xabier Iridoy. No obstante, se han observado y puesto de relieve matices y diferencias en asuntos como el traslado de las instalaciones de Plaiaundi o la recuperación del espacio de la antigua subestación eléctrica de Larreaundi.