Zeman se jugará la presidencia checa con el europeísta Drahos

El actual presidente se quedó lejos de la mayoría absoluta en la primera vuelta

Domingo, 14 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:11h.

Praga - El actual presidente de la República Checa, el euroescéptico y popular Milos Zeman, y el académico europeísta Jiri Drahos, disputarán la segunda vuelta de las elecciones presidenciales tras obtener el 38,5% y el 26,5% de los votos, respectivamente, en primera ronda. Zeman, que ha evolucionado en los últimos años desde un moderado europeísmo a un abierto euroescepticismo, y que no oculta sus simpatías por el dirigente ruso Vladímir Putin, confirmó ayer que acudirá a debates con su rival -algo que no ha hecho en toda la campaña- de cara a la próxima votación, que se celebrará entre el 26 y 27 de enero.

“Me veré las caras con Drahos. Hay muchos temas que interesan a la ciudadanía, no solo la migración o las pensiones. Hay que hablar de todo un espectro de temas y no reducirlo a uno solo”, señaló el veterano político, de 73 años, que refundó y presidió el Partido Socialdemócrata tras la caída de la dictadura comunista en 1989. El actual presidente ganó en todas las regiones del país menos en la capital, Praga, donde se impuso Drahos.

Zeman fue el primero, en 2013, en llegar a la Presidencia por sufragio directo, ya que antes la elección del máximo mandatario la hacían diputados y senadores en sesión conjunta. Sus cinco años de mandato han estado dominados por su lenguaje directo y a veces vulgar, con polémicas como cuando bromeó junto a Putin sobre la posibilidad de “liquidar a periodistas”, o sus continuas manifestaciones islamófobas y contra la llegada de refugiados a la Unión Europea.

Tras agradecer ayer el apoyo a sus votantes, Zeman pidió que vuelvan a las urnas en la definitiva votación dentro de dos semanas. Zeman, que se presentó como candidato del Partido de los Derechos Ciudadanos, fundado por él, sufrió el viernes un incidente cuando una activista del colectivo feminista Femen se lanzó contra él gritándole en inglés Zeman, Putin’s slut (Zeman, la prostituta de Putin).

Simpatía con Putin El presidente, uno de los pocos líderes de la Unión Europea que apoya a Putin, ha pedido en ocasiones el levantamiento de las sanciones comunitarias contra Rusia por su anexión de la región ucraniana de Crimea, algo que considera inevitable. También es contrario a que República Checa asuma el euro como moneda y rechaza, como la mayoría de los políticos y buena parte de la sociedad checa, las cuotas de reparto obligatorio de refugiados.

Su contrincante, el independiente liberal Jiri Drahos, expresidente de la Academia de Ciencias, anunció ayer que, bajo su mandato, “anclará” aún más la política exterior del país en la UE y en las estructuras euroatlánticas. Drahos, sin experiencia política alguna, pidió la máxima asistencia a la cita electoral dentro de dos semanas para conseguir el “cambio”. “Todos los que queréis un cambio, venid a las elecciones”, repitió tres veces el académico durante su rueda de prensa.

Relajado, sonriente y muy satisfecho, Drahos no desveló detalles de su estrategia para la segunda vuelta, en la que dijo que asumirá el completo control de la campaña, para después ironizar sobre su contrincante. “No sé si compito con Zeman, el candidato oficial, o su entorno más cercano. Creo que compito con sus colaboradores”, afirmó Drahos, quien reconoció que le espera “un encuentro mucho más duro”.

Drahos precisó que no va a pedir el apoyo de sus rivales de la primera ronda, con muchos de los cuales aclaró que comparte “opiniones idénticas”. De momento, varios de los otros siete candidatos que participaron en esta primera vuelta han manifestado su apoyo a Drahos, lo que le daría opciones de victoria. - Efe