El difícil arte del protocolo festivo

El servicio de Relaciones Públicas del Consistorio atiende detalles diversos como encargar las medallas

Domingo, 14 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:11h.

donostia- El servicio de relaciones públicas del Ayuntamiento comenzó el día 4 de diciembre a preparar toda la maquinaria que rodea la celebración del día de San Sebastián, que incluye un buen número de cometidos.

Entre estos se halla el de encargar las Medallas al Mérito Ciudadano, que se le elaboran en la joyería Ansorena de Madrid, especializada en distintivos de este tipo, incluso de carácter militar. En 1986, siendo alcalde Ramón Labayen, el Consistorio donostiarra encargó a este taller que llevara a cabo un estudio previo y una propuesta de diseño para las medallas, que se mantiene en la actualidad.

También corresponde al área de Protocolo el encargo del tamboril que se entrega al Tambor de Oro, que se realiza en Erviti, y el de la insignia que se coloca en la solapa del galardonado, trabajo de la joyería Ortega de la plaza de Gipuzkoa. La pintura del tambor es obra de Tomás Hernández Mendizabal.

Además, desde esta oficina han salido las 2.500 invitaciones para participar en algunos de los actos más solemnes: la entrega de las Medallas al Mérito Ciudadano y la del Tambor de Oro.

Según explican, en la semana previa al día más grande para los donostiarras son muchas las llamadas que reciben solicitando una invitación. “Nos llaman para saber, por ejemplo, cómo pueden entrar en el ayuntamiento para ver la Tamborrada Infantil”, algo que solo pueden hacer los beneficiados por el sorteo convocado a tal efecto.

Discretas por obligación, cuentan pocas anécdotas pero recuerdan el año en el que un galardonado con la Medalla al Mérito, a causa de los nervios, “entró en bucle y estuvo hablando tres cuartos de hora sin que nadie le pudiera parar”. También recuerdan, por excepcional, el año en el que un Tambor de Oro les regaló un jamón.

Con todo ya casi atado empiezan las celebraciones. El próximo día 17 el restaurante de La Perla acogerá la primera: la cena que los portavoces de los grupos municipales, con el alcalde, Eneko Goia, al frente, comparten con el Tambor de Oro y los medallistas.

Se van sumando capítulos a una historia que ya acredita un buen número de Tambores y de medallas. Entre los galardonados con estas, una concejala, Miren Azkarate, que la recibió en 1993. - A.L.