Tribuna de prensa

La vida sin Willian

Por Marco Rodrigo - Domingo, 11 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

Willian José se va a perder varios partidos. Y a Agirretxe todavía le falta. Esto último no lo digo yo, lo dijo Eusebio el viernes. Entre líneas. Pero lo dijo. Sin el brasileño y con el usurbildarra a medias, a la Real se le presenta un problemón futbolístico, menos duradero pero de dimensiones muy superiores al que significa la marcha de Iñigo. Porque Willian, cifras al margen, es un jugador que construye sistema. Se le ha llegado a achacar que vive a menudo demasiado lejos del área. Pero a partir de ahora nos vamos a acordar de todo lo que genera en sus excursiones al extremo zurdo y a la mediapunta, de la solución que supone para los defensas a la hora de jugar en largo, de su ubicación en el primer palo en los córners adversos... Y de sus goles también, claro.

El entrenador apostó anoche, en el primer encuentro sin el ariete titular, por la solución de la pasada temporada, Juanmi. El malagueño va a pescar goles, seguro. Otra cosa es que el juego del equipo, y hasta el suyo propio, no se resientan. Esta Real necesita a Willian. Y Juanmi también. Porque para ejercer de lo que es, un segundo punta, hace falta un primero. El equipo no está inmerso ahora en esa dinámica triunfalista de la pasada temporada cuando el delantero brasileño se lesionó en Cornellà. Así que crucemos los dedos. Que se recupere pronto y sin complicaciones.

Dicho todo esto, tampoco es cuestión ahora de explicar lo de ayer desde su ausencia. Se notó, claro que se notó, porque a la Real, sin faro ofensivo, le costó más que nunca asentarse en campo rival y enlazar posesiones largas. Pero todo se dio dentro de un contexto de candidez e inocencia impropias de un equipo de primer nivel. El 1-0 a los 47 segundos, con Asensio y Cristiano aprovechándose de la espalda de Odriozola, supuso un preludio significativo.